Si tuviese que definir este A Short Hike de alguna manera... no se me ocurre otra mejor que diciendo que se trata de un "Zelda de bolsillo".

Al menos así lo he vivido. Y está genial, porque muchos jugadores ahora tenemos hijos y responsabilidades, y el tiempo es muy limitado. Así que un juego que te concentre y sacie las ganas de explorar, un puñado de diálogos con PNJs, que explique una bonita historia dentro de un micro-mundo con sus coleccionables, minijuegos y pequeñas 'side quests' en unas 5-6 horas si lo quieres completar en logros al 100%... es toda una proeza.

Quizá la localización de los subtítulos al español sea algo mejorable. Pero no está mal.

Cuando juego joyitas así es cuando no me importa haber tirado monedas y monedas a un "pozo de los deseos" llamado Humble Bundle. Sí, porque cuando compras juegos en los 'bundles' (y es algo que suelo hacer mucho) puedes decidir a quién va el dinero. Normalmente lo repartes entre el desarrollador, proyectos sociales/benéficos y un concepto llamado "propina humble" ('humble tip'). Si Humble Games (plataforma surgida de Humble Bundle) ha podido crearse a partir de esas propinas... bienvenidas sean.

Ya hay unos cuantos juegos que han salido por Humble Games que casan mucho con mis gustos: el propio A Short Hike, Forager (que incluso ha salido en Nintendo Switch y PlayStation 4), Slay The Spire (un juego casual de cartas que también ha llegado a las consolas) o A Hat in Time. Se nota que hay jugadores de la vieja escuela detrás de estos proyectos. De seguir así continuaré apoyando la causa a base de propinas.