Hoy domingo, después de exactamente 50 días de mi última partida a un juego de mesa (Patios de Jesús Torres), he vuelto a jugar físicamente con un amigo delante... como debe ser y como tan difícil resulta estos días.

Ha sido con Joseba, en su caserío y después de comer, sentados en una mesa en el exterior, cada uno con su mascarilla y al calor de un sol rasante muy agradable. Yo llevaba el Ringo (Julien Griffon), un pequeño abstracto de mi colección de Steffen Spiele que es una evolución del Conecta 4 bastante bien parida. Hemos echado dos partidas.

Luego hemos seguido con Cairn (Chrisitan Martinez), otro abstracto para dos de Matagot publicado por Maldito Games en España. Tiene un tema pegado de lucha de clanes de druidas y la producción es excelente como acostumbra la editorial parisina que jura y perjura que "sus juegos tienen alma". Joseba me dijo que a él le recordaba un poco a Onitama (Shimpei Sato) por el uso rotativo de acciones pero al jugarlo nos ha parecido bastante mejor. Quizá tiene algo de Onitama y algo de Tash-Kalar (Vlaada Chvátil)... con combos y patrones en un concentrado y agradabilísimo 'filler' de 25-30 minutos que hay que rejugar. O al menos a mí me han quedado ganas. Grata sorpresa.

Acabamos la sesión con un juego conocido por ambos: AXIO Rota de Reiner Knizia. Y siempre es un placer jugar un Knizia con alguien que también ama a Knizia. Esta versión portátil de AXIO es una auténtica gozada. Hemos estado debatiendo sobre cual de estos 3 títulos de 'herr doktor' nos gustaba más: Genial, AXIO o AXIO Rota. Yo me he decantado por el AXIO normal y Jox por el hermano pequeño. La verdad... son los tres auténticos juegazos si te van (como a nosotros) los abstractos.