Soy de los que saben separar la obra de la persona, y aunque muy probablemente Lewis Carroll fuese un puto pedófilo en su época... no se puede ningunear por eso la grandeza y el legado cultural que su obra nos dejó. Entre sus brillantes ideas está a plasmación de la celebración del "no cumpleaños". Un concepto que los franceses de Philibert explotan para reenganchar a clientes aletargados como yo. Y sí, lo han conseguido.



Hoy os hablo brevemente de estas compras gabachas que serán las últimas de esta temporada: