Hoy 3 ejemplos de diferentes casuísticas: un juego que es buenísimo pero en el que tienes que mitigar un aspecto de su usabilidad, otro que peligrosamente podemos prejuzgarlo negativamente si no sabemos entender la propuesta lúdica que ofrece (y cómo la ofrece) y finalmente otro juego con una clara estrategia ganadora.



Sin querer resultar pesado: si os gusta esta micro-sección darle a "like" en los vídeos y si os suscribís recibiréis un aviso de cuando publico nuevos contenidos en el canal. ¡Gracias por ver el vídeo!