Los que llevamos tiempo en el mundillo de los juegos de mesa tenemos experiencia en pedir juegos en tiendas europeas. Hemos hecho pedidos conjuntos a tiendas belgas, holandesas, alemanas... mediante LaBSK y otros foros o clubes. Pero en la actualidad tenía el convencimiento de que ya no valía la pena importar juegos. Por dos motivos principalmente: que más tarde o más temprano acaban saliendo traducidos al español por una u otra editorial (¡como hay tantas!) y que los gastos de envío son caros.



Las dos cosas siguen siendo ciertas para el 95% de las tiendas europeas, pero hay un par que se salvan: la francesa Philibert (que ha empezado a usar PuntoPack -Mondial Relay- para ponerte un paquete en una tienda de tu barrio por tan sólo 2,95€) y la polaca Empik (con un cambio de moneda favorable y con envíos que no superan los 10€). En este vídeo abrimos paquetes y valoramos la experiencia.