¡Hoy va de dragones! ¿Quién me lo iba a decir? Van a ser dos recomendaciones: la primera una serie de anime (exclusiva de Netflix) Drifting Dragons de la que ofrezco 5 motivos por los que hay que verla. Luego os explico y reseño un juego de bazas del joven autor alemán Richi Haaroff llamado Space Dragons.



Sobre la serie, me meto en un pequeño gran jardín intentando argumentar que, lejos de ser feminista, tampoco es deliberadamente machista aunque patine en varios momentos. Es más, creo que hay una intención mal resuelta de darle peso específico y valor a determinados papeles femeninos... y para ser anime japonés nos podemos dar con un canto en los dientes. Aún así, si analizamos escena por escena sí que podemos encontrar bastantes peros tal y como se demuestra en el gran artículo de Javier Cebrián para ECOSDEASIA. ¡Espero con ansia y devoción la segunda temporada!

EDIT: YouTube me ha censurado y recortado el videoclip porque Sony Japón ha hecho una reclamación de derechos. En principio pensaba que sólo recortarían el vídeo si se reproducía desde una IP de Japón, pero por lo visto "cortan por lo sano" (nunca mejor dicho) y cercenan el vídeo sin miramientos cuando lo único que estoy haciendo es promocionar la serie y dar a conocer el grupo (¡sin monetizar absolutamente nada!). Os dejo el enlace del videoclip aquí.