Quiero empezar advirtiendo que sé perfectamente que no son dos máquinas comparables, pero el calendario de inicio de reservas de ambas ha hecho inevitablemente que tengamos que decidir dónde poner nuestro dinero. El monopolio de jugar en modo portátil se puede acabar pronto para Nintendo.



Sony dejó un hueco importante al abandonar la maravillosa PlayStation Vita y parece que dos empresas que empezaron como desarrolladoras de software quieren ocuparlo en breve: Panic y Valve. Yo ya he movido ficha y os explico (sin afán de nada más) qué me ha motivado a dar mi voto de confianza a la consolita amarilla de la manivela.