Otro episodio de compras. Hay veces que en los pedidos tenemos que meter juegos de relleno para llegar a los fabulosos "gastos de envío gratis". Esta práctica ancestral (documentada desde los tiempos de los 60€ de LaPCra) nos obliga a rebuscar en el fondo de catálogo de las tiendas on-line para intentar no llevarnos las verdaderas chustas lúdicas.



Es como fichar jugadores en el mercado de invierno... con buenos ojeadores y un poco de puntería te puedes hacer con algo realmente solvente por poco dinero, pero también te la juegas a lo que yo llamo el "Chygrynskazo" pudiendo pillar algo que no vea mesa jamás y que no tenga salida ni metiéndolo en un pack con el Brass en Wallapop. ¿Habré acertado o me comeré un colín?