Estos últimos meses estoy viendo bastantes partidas de Ajedrez en YouTube. No se puede negar que el juego se ha puesto muy de moda. Hay canales muy recomendables en español como el del cercano Juanjo (Reydama), el mediático Rey Enigma o el gran profesional Leontxo García. Me encantaría tener buen nivel ajedrecístico, pero en el único juego que puedo dar buena impresión a día de hoy sigue siendo Carcassonne.



Hoy os comparto una de mis partidas de este año. No es la mejor, pero sí es de las más bonitas por aprovechar el factor azar. Algo que muchos detractores de Carcassonne esgrimen para demonizarlo, pero que los que jugamos el juego con pasión hemos aprendido a surfear: minimizándolo, usándolo a nuestro favor y sabiendo resignarnos cuando lo usan en nuestra contra (algo muy importante porque ocurre con frecuencia). Es una partida del pasado 14 de diciembre contra el jugador internacional brasileño Ed Chamon. Lo siento Ed... la fortuna, en este caso divina, me sonrió.