El faroleo, también conocido como 'bluffing', es el arte de saber mentir o engañar a tus rivales para obtener una ventaja o incluso la victoria. Existen juegos cuya mecánica de faroleo es muy evidente y otros en los que se encuentra mezclada con otras mecánicas más o menos principales que esta. En el vídeo de hoy os recomiendo 5 juegos de faroleo, bueno al final se ha colado alguno más, que creo que como mínimo deberías probar: 3 son de 2011, uno de 2013 y otro de 2020.



En el mundo del vino existen vinos monovarietales (elaborados con un sólo tipo de uva)... y en el mundo de los juegos existen también juegos que podríamos denominar "monomecánicos" (diseñados con un sólo tipo de mecánica). Skull es quizá el mejor ejemplo de juego "monomecánico" de faroleo. Además os explico algunas diferencias importantes con Skull & Roses y la historia relacionada con las erratas de traducción de este juego, que fueron determinantes para que en España no tuviese la acogida y recepción que merecía, y... todavía arrastra ese sambenito (en Asmodee Ibérica parecían estar más preocupados de las tiradas de arco y flechas que de las tiradas de sus propios juegos). Ya en 2020, Aztec es un juego que que mecánicamente nos obligará a farolear si queremos optar a la victoria, un juego pequeñito que aunque ya se está saldando en algunas tiendas iMisut le cascó un 7.5 y dijo que lo prefería por encima de Sheriff de Nottingham como juego de faroleo. En 2013 el genial Yves Tourigny sacó con Z-Man Games Blueprints, un juego de construir edificios apilando dados en el que el faroleo, opcional, adquiere tintes realistas evocándonos las aberraciones urbanísticas como la costa de Benidorm (por poner un ejemplo). En 2011 también salieron dos juegos considerados ya clásicos modernos como Mundodisco Ank-Morpork de Martin Wallace y Sombras Sobre Londres de Gabriele Mari y Gianluca Santopietro. El primero, incomprable, es un juego de control de áreas, mucho puteo y también cierta dosis de faroleo. El segundo es un juego serio, inmersivo y oscuro, pero brillante en ejecución cuando hablamos de juegos de gato y ratón.